Querido Ser humano

You are great. You are amazing.
You think so? noone has ever said this about me before.

Hace un rato estaba en uno de mis Specialty Coffees favoritos de Madrid, Ruda. Escribía unas líneas del que creía que iba a ser mi siguiente artículo: Cómo ser feliz, realmente feliz. Un texto que, por cierto, llevo más de quince años desarrollando en mi cabeza.

El café se encontraba bastante lleno cuando de repente entra con energía una mujer de unos cincuenta años bajita, gordita, con aspecto despeluchado en general y con unos dientes bastante desmejorados en particular. La mujer se dirige hacia la barra con paso decidido pero se lo piensa mejor y decide hacer un alto en cada mesa diciendo buenos días, buenos días, buenos días a cada uno de los allí presentes.

Una vez en la barra la mujer le dice a las baristas: —¿Me dais algo para comer? ¿Alguna moneda? la voluntad. Si quieres te doy tres paquetes de kleenex por un euro. Ay, la vida está muy mal, esto cualquier día explota, tengo muchas cosas que pagar, tengo familia—.

Ya he escuchado esas palabras otras veces, pero hoy me fijo que quien las pronuncia lo hace con especial carga emotiva, con especial sinceridad y poniendo especial acento a las palabras bonitas como «buenos días» y «por favor».

Cuando se acerca a mí me pide por favor una ayuda, la que sea.

— ¿Sabes? Pareces escritora por lo bien que te expresas.— Le digo.

Entonces su mirada pasa del piloto automático al enfoque y sus ojos buscan los míos.

— Gracias, cariño, qué amable eres. Pocas personas me hablan, todo el mundo me desprecia cuando me acerco a ellos, no quieren ni mirarme. ¿Me das una ayuda para comer? Me dice ella mientras me acerca tres Kleenex.

— Las personas no te desprecian, sólo tienen miedo. A ti también te pasa. ¿Te has dado cuenta de que cuando se te acerca alguien y no sabes por qué, te pones a la defensiva?

Sí.

— Eso ocurre cuando percibes que las personas vienen a pedirte algo, a quitarte algo. A los seres humanos no nos gusta que nos quiten nada, tenemos miedo. A los seres humanos nos encantan que nos den. Cuando nos dan, nos abrimos, cuando nos quitan, nos cerramos.

Ella guarda Silencio.

— Tú eres un ser humano maravilloso y aún no te has visto. Crees que te falta algo pero lo tienes todo. Piensas que tienes que mendigar para comer, pero tú no tienes que mendigar.

Estás pidiendo una ayuda, ¿pero sabes qué? Tú no necesitas ayuda, ¿no te das cuenta? tienes tanto que dar y sin embargo tú piensas que tienes que pedir.

Mira lo que llevas en la mano. ¿No te parece valioso comprar kleenex en un lugar y venderlos un poco más caros a personas que es posible que los necesiten? Es lo que hacen todas las empresas, compran algo barato en un lugar y lo venden más caro en otro, es algo muy normal y es algo muy honrado. Todo el mundo necesita kleenex, estás haciendo un gran servicio por los demás llevándoles unos pañuelos allá donde estén, ¿no te das cuenta?.

Ella asiente con la cabeza y sus ojos me miran ahora llorosos.

Nunca mendigues, siempre ofrece. Nunca pidas, siempre da. Nunca quites, siempre pon.

No necesitas que nadie te de nada, sólo necesitas dar.

La próxima vez que te acerques a alguien dile con alegría que si quiere unos kleenex. Dile que le das un paquete por cincuenta céntimos y tres paquetes por un euro. Si los quieren dales las gracias, y si no los quieren también. Apúntalo, no lo olvides, haz esto y ganarás mucho dinero.

— No lo olvidaré. Gracias. Gracias. Gracias. Eres un ángel, gracias Dios por ponerlo en mi camino, gracias, gracias, gracias. — Dice llorando mirando al cielo.

No soy un ángel, sólo te veo como eres de verdad, y además sé un poco de marketing.

Nunca mendigues

Es posible que pienses que esta escena es bonita, o es posible que esta escena te cause indiferencia. Lo que quizás no has pensado es que todos somos a menudo esa mujer que mendiga.

Todos los días veo en mi Linkedin o en reuniones a personas diciendo que nadie les da trabajo, que no encuentran, que no les suben el sueldo, que lo han intentado todo y que ya no saben qué más hacer.

Todos los días veo a personas que me dicen que no ligan, que no les aman. (De eso hablaremos próximamente en el capítulo de cómo amar).

Ahora más que nunca es el momento de darse cuenta de quienes somos realmente. Somos seres humanos maravillosos con una inmensa capacidad de dar, de crear, de servir, de amar.

Nunca mendigues, vende.

¿Aún no sabes vender?

No pidas trabajo. Da, continuamente da, da siempre y sin descanso.

¿Dar qué? Da cualquier cosa que sepas hacer. Da tarjetas de visita, da logotipos gratis, da textos gratis, da tu voz, da clases de yoga, da clases de meditación, pon tu don al servicio de los demás, da tu arte una y otra vez.

Tu arte no sólo es ilimitado sino que además está en constante crecimiento si tienes el valor de no bloquearlo.

Da pero nunca esperes recibir de vuelta, pues el dar sólo tiene una dirección.

Da las gracias y lárgate de ahí antes de oir «de nada».

Da soluciones, da tu opinión, da tu forma de ver las cosas.

Di quién eres y di qué sabes hacer, pero jamás pidas, sólo ofrece.

Cuando te den, da la gracias con el corazón, recibe con el corazón aún más grande,  y después sigue dando.

Aprende mucho para dar mucho, no para que te den mucho.

Da tu talento una y otra vez, da tu trabajo, da tu amor, da tu aprendizaje.

No busques, atrae.

No pidas que alguien encienda tu llama. Descubre quién eres realmente. Rompe tus bloqueos uno tras otro hasta que sólo veas el vasto universo que hay dentro de ti. Quita una a una las capas que te han puesto desde que naciste que te impiden ver quién eres. Borra una y otra y otra y otra vez esa idea que tienes en mente de que tú no puedes.

Tú sí puedes. Repite conmigo: TÚ, SÍ, PUEDES.

Confía en mí, yo también creía que era imposible.

Descubre el fuego que llevas dentro esperándote desde hace tanto tiempo. Enciéndelo, avívalo, ilumínate, sé tu propio foco.

Ponte tanta luz encima que no seas capaz de encontrar tu oscuridad.

Gracias por leerme.


Es la acción, no el fruto de la acción, lo que es importante.
Tienes que hacer lo correcto, quizás no sepas cuales serán los resultados pero si no haces nada no habrá resultados.
Gandhi

Estas líneas han sido escritas con esta banda sonora.

Comments

  1. Patricia - 21 octubre, 2019 @ 8:34 am

    Cada artículo que escribes es más bonito que el anterior!
    Muchas gracias por compartirlos!

    • Antonio Herrero Estévez - 21 octubre, 2019 @ 2:42 pm

      jaja gracias, gracias, gracias Patricia 🙂

      Muchas gracias por leerme.

  2. Marian - 21 octubre, 2019 @ 10:10 am

    Cada articulo me conmueve mas que el anterior. Cuanta sensibilidad y frescura. Gracias . Ahora los lunes me gustan mas.

    • Antonio Herrero Estévez - 21 octubre, 2019 @ 2:41 pm

      Gracias por tu grandísimo comentario Marian 🙂

      Ahora los lunes también me gustan más :p

  3. María José - 21 octubre, 2019 @ 12:39 pm

    Estos últimos días pensé bastante en «dar y recibir», en como me relaciono con ese concepto. Aún no llego a sentirme conforme con mis conclusiones al respecto.
    Leer este artículo me encarrila, muchas gracias por compartir. ❗

    • Antonio Herrero Estévez - 21 octubre, 2019 @ 2:41 pm

      Muchas gracias por tu comentario María José 🙂

  4. Patricia - 21 octubre, 2019 @ 3:05 pm

    Gracias Antonio
    Eres maravilloso escribiendo, me situas en lugar y tiempo de la historia y aprendo!!!

  5. Ivana - 21 octubre, 2019 @ 7:43 pm

    Que maravilla Antonio

    Ojalá todos descubramos la joya que hay en nuestros corazones. Gracias por compartir

    • Antonio Herrero Estévez - 22 octubre, 2019 @ 10:29 am

      Qué precioso comentario Ivana!! un abrazo enorme

  6. Babi - 5 noviembre, 2019 @ 1:18 am

    Gracias por entregarme siempre una respuesta a lo que ando buscando, no sabes lo feliz que estoy de tenerte en mi camino.

    • Antonio Herrero Estévez - 5 noviembre, 2019 @ 9:55 am

      Gracias por mandarme mensajes tan preciosos, por mandarme música tan llena de amor, por hablarme con tanto cariño, y también muchísimas gracias por leerme 🙂

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *