BUENOS AIRES. Cosas muy buenas VS cosas muy de mierda

Después de vivir varios meses en La Misteriosa Buenos Aires, me he hecho un mapa mental de las cosas que me gustan y de las cosas que no me gustan.

Cosas buenas de Buenos Aires:

  • Su música.
  • Su carne. ¡Oh! Bondiola, ¿qué has hecho tanto tiempo sin conocerme?.
  • El sentido del humor de todos y cada uno de sus ciudadanos.
  • La publicidad argentina es un auténtico arte, lo llevan en la sangre. Puedes ver publicidades buenísimas en Youtube, en la tele, en Google Adsense, en cualquier parte.
  • El «cómo te trata Buenos Aires» de las mujeres (minas).
  • Su cerveza Patagonia‬ (quizás la mejor artesanal que he probado).
  • Las millones de librerías, especialmente El Ateneo. El ateneo es un antiguo teatro enorme con frescos en su techo abovedado y palcos repletos de libros, sillones para que la gente se siente a leer y una cafetería en lo que era el escenario). No he comprado nunca un libro pero me he gastado 70 millones de dólares en tés y cervezas mientras me leo todo lo que cae en mis manos, sentado en un cómodo sillón tras los telones, junto al piano de cola y a veces junto a Antonio, el pianista trajeado que lo toca.
  • San Telmo, mi barrio favorito en el mundo después de La Latina en Madrid, Barrio Alto en Lisboa o Abaicín en Granada.
  • En muchas zonas de Buenos Aires hay poesías escritas en el suelo.
  • Su variedad étnica compuesta por descendientes de italianos, italianos, descendientes de españoles, y algún que otro descendiente de italiano más.
  • Sus milongas y sus bandas de tango. El tango en directo es extrañamente virtuoso y mágico, tanto que me hace pensar cómo no es la banda sonora de cada país del mundo. Escucha esto y párate un segundo a imaginar cómo sería verlo en directo, y después dime si no es una de las cosas más bellas que has escuchado en tu vida.
  • En Buenos Aires existe una vieja y curiosa tradición de darle la vuelta a las palabras. ¿Preferís un coblan o un totin? ¿te gusta el gotan? ¿querés un chegusan de monja y soque?.
  • Ese amor que sentimos por los argentinos en España debido a su acento es completamente recíproco. Sólo con abrir la boca tus posibilidades de conquista o de caer bien aumentan un 532,96 % (aaay, mirá qué lindo).

Cosas de Mierda en Buenos Aires:

  • Es obligatorio votar, les ponen multa si no lo hacen.
  • Las servilletas de papel en sus restaurantes son peores que retar a tu padre a una pelea usando un calcetín sudado como guante.
  • En muchos restaurantes te cobran una cosa llamada «servicio», en concepto de «yyy bueno, qué se sho, por la mesa y las servishetas, por sentarte».
  • El 95 % de los autobuseros (colectiveros) tienen tanta mala hostia que no sé cómo no implosionan.
  • En época preelectoral, recibes llamadas a tu móvil, a tu casa, mentalmente, subliminalmente, hiperbliminalmente, gigabliminalmente.
  • En Buenos Aires hay más McDonals que personas.
  • Hay más Starbucks que McDonals.
  • Hay más quioscos donde venden chocolate y alfajores que personas, Starbucks y McDonals juntos. Espera, eso no es malo, sólo es curioso.
  • Si crees que en Argentina se habla mucho de fútbol, es porque no sabes lo que se habla de política.
  • Es muy fácil llegar a Buenos Aires, pero es muy dificil irte.

Gracias por leerme.

#Argentina#Buenos Aires

Comments

  1. ricardo lorenzo - 13 octubre, 2015 @ 11:44 pm

    este «gashego» sabe de lo que habla cuando habla de Bs.As, captó sus tics particulares y esquivó muy bien el tópico. Entre las cosas que molan en Buenos Aires están sus árboles (nada como los jacarandás en flor de Plaza Lavalle) y entre las cosas que no molan nada la «tilinguería» del pijerío de Barrio Norte (el equivalente porteño del madrileño barrio de Salamanca). Salud y Carpe Diem. Ricardo

    • Antevez - 26 octubre, 2015 @ 2:47 pm

      jaja gracias Ricardo, qué grande eres, gracias por comentar.

  2. Lelale - 16 octubre, 2015 @ 1:52 pm

    Si no tuviéramos voto obligatorio, el gobierno en Argentina funcionaría aún peor de lo que lo hace.
    Para que te des una idea, en la historia de Argentina, en las elecciones antes eran sus mesas campos de batalla. Si no fuera obligatorio, los partidos opositores buscarían que sus oponentes no vayan a votar (ya ha pasado durante el siglo XIX).
    El voto acá tiene tres cualidades: Obligatorio, secreto y universal (que todos los ciudadanos votan mas allá de su condición social o económica).

    Lo de los restaurantes es verdad :|, lo de los kioscos, Mc y Starbucks también, y ni que hablar del momento previo a las elecciones. ¡Hay elecciones dentro de 10 días y estoy harto de escucharlos!

  3. Gonza - 16 octubre, 2015 @ 5:58 pm

    Con respecto al voto, si bien es oficialmente obligatorio ya a nadie le ponen una multa por eso. La ultima multa fue hace 15 años. El tema que el voto deberia ser un derecho y no una obligación. Y eso de que «ya ha pasado durante el siglo XIX» si si hace mas e 100 años.

    • Lelale - 16 octubre, 2015 @ 11:40 pm

      Gonza, te puedo asegurar que si tuvieran la oportunidad de cagarle votos al contrario, lo harían. Mirá lo que pasó en Tucumán.
      Hace 100 años, pero la actitud de varios sigue vigente.

  4. quaquer - 21 octubre, 2015 @ 11:47 pm

    jajaj 4 mensajes y 3 de politica.
    confirma esto: Si crees que en Argentina se habla mucho de fútbol, es porque no sabes lo que se habla de política.

  5. Stella Maris - 25 enero, 2016 @ 5:25 am

    He leído tu nota de «Cosas que molan de Buenos Aires y cosas que no molan nada» y la verdad es que me has hecho reir mucho por la veracidad de tus comentarios! Yo soy de la Provincia de Córdoba, Argentina y suelo viajar a Buenos Aires en algunas ocasiones. Conozco cada uno de los puntos que has mencionado y créeme que has hecho un buen resumen! Saludos!!!

  6. javier - 6 febrero, 2016 @ 3:13 pm

    mirá gallego!! andate de acá si te parece que hay cosas que «no molan» (me acabo de enterar de esa expresion jajaja) saludos amigo..le sacaste la ficha perfectamente a bs as!! Te esperé en Tucumán pibe!! para la próxima!! un abrazo!!

  7. Andres - 22 diciembre, 2015 @ 5:08 pm

    Tampoco mola nada el tráfico, estoy hasta los huevos de espabilaos que te quieren burrear. Ya me lié a hostias con un remisero una vez y de los tacheros mejor ni hablo.

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *